Ana Jiménez Pita

5 recomendaciones de cine navideñas

Por estas fechas las películas que triunfan son las navideñas, pero no hay nada más acogedor que ver una película navideña del periodo clásico. Suponen la exacerbación de los clichés, del espíritu navideño, la familia y el romance, eso sí, con mucha elegancia. Y tranquilos, que en esta lista no está It’s a wonderful life, porque ya sé que la tenéis muy presente.

El musical familiar – Cita en San Luis (Minnelli, 1944)

Escena navideña en Cita en San Luis

La primera tiene que ser un musical a todo technicolor, protagonizada por Judy Garland y dirigida por Vicente Minelli, no es una película enteramente navideña, pero la emoción más pura de la navidad se encuentra en el periodo navideño. Seguimos durante un año a una acomodada familia de San Louis con sus idas y venidas, siendo el romance el común denominador. Si queréis saber más sobre esta maravillosa película y por qué la considero la mejor película navideña clásica tengo un análisis completo en la web.

La gran comedia – Vivir para gozar (Cukor, 1938)

No hay navidad completa sin disfrutar con una comedia protagonizada por la pareja que formaron Cary Grant y Katherine Hepburn. En Vivir para gozar, Hepburn sigue en su línea, interpretando a un personaje femenino incomprendido por la sociedad, y su familia; ella es un espíritu libre, divertida, curiosa, pero su hermana, comprometida con el personaje de Grant, es todo lo contrario. Llena de gags visuales y corporales, y unos diálogos rápidos y rítmicos es una dulce historia que nos habla sobre encajar, sobre los sueños y sobre la familia y que por mucho que a veces no nos comprenda en algunos casos los seguimos queriendo.

De Enemigos a amantes – El bazar de las sorpresas (Lubitsch, 1944) o su remake de los 90

Dos empleados de una tienda en Nueva York se llevan a matar, son competitivos y cabezotas. Y ambos están enamorados de un correspondiente misterioso. Una amena comedia romántica, repleta de malentendidos cuya parte principal transcurre en las frías noches navideñas neoyorkinas. Siendo una película de Ernst Lubitsch tenemos garantizado el humor más sardónico y cariñoso. Sin ser una de sus comedias más relevantes, sigue siendo una película que nos encoge el corazón con sus personajes variopintos. Y además, sigue demostrando qué es el toque Lubitsch al crear suspense e intriga en los momentos más oportunos.  Si queréis la versión actualizada con una crítica (nada crítica) al capitalismo podéis ver Tienes un email, donde el espíritu navideño es, si cabe, mucho más protagonista.

La angelical – The bishop’s wife (Goldwyn, 1947)

Volvemos a Cary Grant porque arregla cualquier cosa. En esta ocasión hace de ángel, un ángel que llega a la vida de la esposa del vicario. Esta esposa se siente desplaza y olvidada por su marido, el cual está obsesionado con conseguir construir una catedral tanto que ha olvidado lo que significa el periodo navideño para su familia, su mujer y su hija. En su personaje, Grant, intentará hacer feliz a esta mujer, recordarle el valor que tiene la navidad, su familia y cómo hacerla luchar por su matrimonio; mientras que le recuerda al vicario que el egoísmo está destruyendo todo lo que alguna vez le ha importado, pero también todo lo que desea para un futuro. Además, veremos continuamente escenas nevadas y, nuestra favorita, una maravillosa coreografía en una pista de hielo. Una película que, como dice un personaje en la película, devuelve la fe en la humanidad.

La de los malentendidos – Cena de Navidad (Godfrey, 1945)

Barbara Stanwiych siempre suele ser divertida, elegante y seductora, y en esta película su personaje, Elizabeth Lane, se caracteriza por ser peleona y cabezota. Escritora para un periódico ha construido toda una identidad falsa, en la que está casada, acaba de dar a luz y vive en una idílica granja en Connecticut. Pero realmente vive en Nueva York y desea seguir estando soltera mucho más tiempo. Aún así cuando su jefe le pide que acoja en su hogar, con su familia, a un joven del ejército; Elizabeth aceptará la propuesta de matrimonio de uno de sus pretendientes que sí tiene una casa en el campo, al cual llevaba dando largas mucho tiempo, y así fingir esta ídilca vida. Por supuesto, la película rebosa humor, ingenio y malentendidos, para empezar que este joven soldado es muy atractivo.

¿La dramática? – The Holly and the Ivy (O’Ferrall, 1952)

Otra película familiar en la que todos sus miembros llegan a pasar las fiestas, pero lo que promete que va a ser una velada acogedoramente familiar va desvelando los secretos de los hermanos de la familia, frente a un padre en apariencia autoritario. Aunque es sobria, también se caracteriza por dejar la sensación de aceptación, de familiaridad, de miedo al futuro, y, por supuesto, dulce.

***

Son muchas las película clásicas y actuales que transcurren en navidad, pero aún así, si no encuentras lo que quieres siempre está bien no ver películas navideñas por completo, pero que nos la recuerdan como Cuando Harry encontró a Sally (que sí trascurre en parte en Navidad), Charada (una película de misterios, espías y Audrey Hepburn) o Dentro del laberinto (una película de aventuras pura y dura en la que Bowie es el protagonista).

¡Felices fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba